Una buena cabeza... un buen espíritu... una buena disciplina y un buen motivo

Una buena cabeza... un buen espíritu... una buena disciplina y un buen motivo

miércoles, 23 de junio de 2010

Ardiendo está la hoguera un año más... la danza prima ya vuelve a sonar




La noche de San Xuan es noche de prodigios, de espíritus, de mágica virtud. Todas las fuerzas sobrenaturales, de la tierra y del aire, del fuego, de las aguas, concurren al filo de las doce campanadas de la medianoche. Comienza el reino de los presagios, de las hechicerías y conjuros...

Los mortales hacen hogueras delantes de sus casas o en las encrucijadas para ahuyentar a los malos espíritus y saltan sobre ellas para alejar a las enfermedades durante todo el año. Con el fuego de estas hogueras encienden unos manojos de hierbas que acercan a los aperos de labranza para alejar las plagas de las cosechas.

En esta noche, salen de sus cuevas y de sus maravillosas casas en los manantiales les xanes, es cuando más filen, cuando más tienden la ropa, cuando más se peinan y cuando más juegan a los bolos a la vista de los hombres. Por las grietas de las rocas salen gallinas que ponen huevos de los que salen pollitos de oro...y algunas montañas se tornan de oro o de plata y de sus fuentes manan joyas en lugar de agua...

     

LA AYALGA
La Ayalga es una mujer encantada que habita en las ruinas de antiguos palacios o en oscuras cavernas, prisionera de los cuelebres y que vive consumida en su tristeza, víctima de los encantamientos. Su existencia está ligada a las tradiciones de la noche de San Juan.

La Ayalga aprovechando el aletargamiento de los cuélebres en esa noche, se manifiesta a los hombres en forma de luces o fuegos. El hombre que los apague con una rama de sauce podrá contemplar como surge de las cenizas una mujer, de una hermosura deslumbrante, que le ofrece su amor y los riquísimos tesoros que esconde en sus ocultos palacios.

Sobre las Ayalgas se recogen algunos detalles curiosos: los cuélebres huyen al verla desencantada, coincidiendo con la hora del alba; ella conduce a su desencantador cogido por uno de los extremos de su ceñidor, descrito con frecuencia como hecho de bellas flores silvestres; se la representa con largas melenas; su encantamiento es un castigo impuesto por sus pecados, (esto ya es de la era cristiana).

La Ayalga, por su simbolismo, debe tener su origen en la diosa celta del amor llamada Duina (Dwyn) y su equivalencia en la Anjana Negra de Cantabria o Bruja del Amor, cuyas fiestas eran, - y en algunos sitios popularmente son -, celebradas la noche del Solsticio de Verano (Noche de S. Juan). La enemistad con los cuélebres se explica por ser estos representaciones del espíritu del invierno y del frío, que como en muchas otras culturas mantiene prisionero, (o encantado), al verano y a la primavera.



                Feliz solsticio de verano

4 comentarios:

arkaitz dijo...

Estoy escuchando la campanilla,.hummm! que cosa tan bonita May.
Oye!..tu hoguera es mucho más grande que la mía eh! Mira!..acabo de llegar de la calle y todo esta precioso. Las hogueras. La luna casi llena. La gente saltando sobre las brasas. Solo faltaban las bruxas y sorguiñas. Hasta incluso creo que estaban, escondidas pero estaban. Dia mágico el de hoy May.
Feliz noche,..muxuss!!

may dijo...

Conste que la hoguera es del año pasado..la de este era inmensa...y la noche acompaño... nos traera un verano especial... sin dudar sera el mejor verano del 2010 de nuestra vida.. algun relato del amigo Arkaitz con final feliz quiza??? jajajaja muxusssss..muchosss

Ŧirєηzє ✿ܓ dijo...

que interesante todo esto que cuentas...¡¡
aki donde yo vivo no hay tradicion de celebrar nada en San Juan....asi que no conozco esas hogueras...ni las tradicones que la rodean...


gracias a vosotors las puedo vivir de forma virtual...
un abrazo

may dijo...

En las aldeas asturianas las noches de invierno al calor del fuego las abuelas llevaban a los niños al mundo de la fantasia entre xanas trasgus y cuélebres el entorno de los valles entre la bruma completaba la magia y el encanto.
El remedio de todos los males “ el floritu de la güela “ era una tisana hecha con las plantas que se recogían la noche de san juan tenían propiedades curativas , se usaban como amuletos además de auyentar los malos espiritus.
Fire.. un honor tu paso por aqui.. un beso y sigue contandonos..un beso

Related Posts with Thumbnails