Una buena cabeza... un buen espíritu... una buena disciplina y un buen motivo

Una buena cabeza... un buen espíritu... una buena disciplina y un buen motivo

jueves, 26 de agosto de 2010

Namasté


Esta es la historia de un loro muy contradictorio. Desde hacía un buen número de años vivía enjaulado, y su propietario era un anciano al que el animal hacía compañía. Cierto día, el anciano invitó a un amigo a su casa a saborear un delicioso té de Cachemira.

Los dos hombres pasaron al salón donde, cerca de la ventana y en su jaula, estaba el loro. Se encontraban tomando el té, cuando el loro comenzó a gritar insistentemente: “¡Libertad, libertad, libertad!”.

Durante todo el tiempo en que estuvo el invitado en la casa, el animal no dejó de reclamar libertad. Hasta tal punto era desgarradora su solicitud, que el hombre se sintió muy apenado y ni siquiera pudo terminar de saborear su taza. Estaba saliendo por la puerta y el loro seguía gritando: “¡Libertad, libertad!”.

Pasaron dos días. El invitado no podía dejar de pensar con compasión en el loro. Tanto lo atribulaba el estado del animalito que decidió que era necesario ponerlo en libertad. Tramó un plan. Sabía cuándo dejaba el anciano su casa para ir a efectuar la compra. Iba a aprovechar esa ausencia y a liberar al pobre loro. Un día después, el invitado se apostó cerca de la casa del anciano y, en cuanto lo vio salir, abrió la puerta con una ganzúa y entró en el salón, donde el loro continuaba gritando: “¡Libertad, libertad!” Al invitado se le partía el corazón.

¿Quién no hubiera sentido piedad por el animalito? Rápido, se acercó a la jaula y abrió la puerta de la misma. Entonces el loro, aterrado, se lanzó al lado opuesto de la jaula y se aferró con su pico y uñas a los barrotes de la jaula, negándose a abandonarla mientras seguía gritando: “¡Libertad, libertad!”.

  Cuento tomado del libro “101 cuentos clásicos de la India”.


4 comentarios:

Anónimo dijo...

Y ahora tengo miedo de tanta libertad
Todo ese cielo azul y ver tanta verdad
me ha dejado quieto

La libertad no se pide, ni se concede............ SE GANA y se
lucha por no perder un paso obtenido.

Neith dijo...

y patras.... ni pa coger carrerilla, amos....
besote anonimo pajaril
na mas té nu plima, y las pastas tambien
Un té las tres? hace? llegará ese día? reirnos nos reiriamos un rato

S. para Ella dijo...

Es que a veces vemos lo que hay afuera de la jaula y preferimos quedarnos agarrados a los barrotes :(

La Chica Que Suspiraba Estrellas dijo...

No lo dejo de intentar may. La verdad que esta iba a ser otra entrada pero algo en mi interior ( mi voz interior ) me recordo este libro y preferí darle prioridad. El miedo nos paraliza pero tenemos que ser más fuertes.

Y como dice Neith nada de mirar para atrás (a mi me cuesta mogollón aplicarmelo)

Un beso estrellado!

Related Posts with Thumbnails